2020, Grabando impresiones

Abby Junge 
Reforma 2619, CDMX, México
25 de enero al 21 de febrero

Después de 20 años en Israel Abby Junge regresa a México, su tierra natal, con una serie de exploraciones físicas y conceptuales. Por primera vez podremos ver su gráfica impresa en barro, donde propone una nueva interacción. 

En el tallado, Junge ha encontrado la técnica y la táctica de un medio que le permite explorar y comunicar su identidad. El linóleo “imperdonable”, como su personalidad perfeccionista, ha sido un aliado que le ha enseñado a aceptar los errores e incluso ha sido una herramienta en el juego entre los materiales. 

Su obra es una continua reafirmación de su identidad. Si bien las vivencias dejan un sello en quien las vive, Abby las reimprime en otras superficies. Papel, tela y ahora barro. 

Su destierro voluntario – su salida de México a Israel – provoca la exaltación de su identidad generando elementos de una fuerte mexicaneidad. Sus referencias sugieren un mapa mental de los espacios que visitaba así como un menú de sabores y olores que se extienden en el territorio mexicano. 

La invitación de acercarla a la cerámica no es arbitraria, parte de identificar en Abby una sensibilidad y un interés por experimentar y diversificar sus prácticas. Esta flexibilidad y libertad es un espejo de las decisiones migratorias de la artista. 

Extrañar para reconocerse a uno mismo como extraño. Estar marcada, sellada y para los demás; ser sello. Grabar para transmitir una identidad en una superficie.